• A-
  • A+

La influencia de la geobiología en su casa

geobiología

La geobiología es una ciencia fascinante que se interesa por nuestro entorno y las influencias invisibles que ejerce sobre la salud y el bienestar de las personas. En este artículo, vamos a examinar esta interacción entre la Tierra y los seres vivos…

 

Cada lugar de vida ejerce una influencia

Cada persona, en cualquier parte del mundo está forzosamente afectada por el lugar dónde vive y trabaja. No es una fatalidad: estas influencias pueden ser positivas o negativas, depende de su reacción frente a ellas. La geobiología tiene el objetivo de identificar los elementos susceptibles de alterar nuestro bienestar para neutralizarlos y optimizar nuestro hábitat.

El Dr. Ernst Hartmann, que se considera el padre de la geobiología, dijo:

“Todo organismo vivo (humano, animal o vegetal) sufre en permanencia las influencias de su entorno, particularmente las radiaciones terrestres y cósmicas”.

 

Dos grandes influencias

Nuestro espacio vital está influenciado por:  

  • Las radiaciones cosmotelúricas
  • La tecnología

 

Las radiaciones cosmotelúricas

El término “telúrico” viene del latín y significa “Tierra”. De hecho, nuestra Tierra genera vibraciones y movimientos internos que se convierten en energía telúrica para formar lo que llamamos una “red telúrica”.

Esta influencia está presente por todas partes: se observa en los relieves, la circulación de agua subterránea (que no conoce forzosamente cuando compra una casa, por ejemplo), las “fallas geológicas” (fisuras y fallas en las rocas, lo que puede provocar emanaciones de gas), los leves movimientos sísmicos, etc.

Esta energía telúrica también interactúa con la energía cósmica, es decir las ondas procedentes de los planetas y las galaxias, para formar lo que llamamos una “red cosmotelúrica”, que son paredes energéticas que cubren toda la superficie de la Tierra.

 

Las influencias tecnológicas

Estos últimos años, el desarrollo intenso de la actividad humana y de los avances tecnológicos (antenas telefónicas, redes wi-fi, etc.) creó radiaciones que el organismo humano debe soportar.

Todas estas actividades generan campos electromagnéticos artificiales que interactúan de manera más o menos importante con nuestros procesos biológicos. De hecho, nuestro cuerpo está constituido por cargas eléctricas que crean a su vez campos electromagnéticos.  

Todos los aparatos eléctricos y las redes de telefonía que nos rodean emiten campos eléctricos de baja o alta frecuencia. Todos estamos expuestos a ellos pero los efectos difieren según la sensibilidad de cada uno.

No se puede eliminar esta contaminación electromagnética pero podemos protegernos de ella: o bien al alejarnos de las redes conocidas y demasiado cargadas, o bien al compensar con diferentes sistemas y objetos de reequilibrio que podemos instalar en nuestras casas.