• A-
  • A+

¿Ha perdido un objeto? Encuéntrelo gracias a la radiestesia.

radiestesia

Hace siglos que se recurre a la videncia y las artes adivinatorias de manera general para  encontrar un objeto perdido. Pero lo que quizás ignora, es que usted puede practicar esta forma de adivinación muy simple…

Principios básicos

La radiestesia es un proceso ancestral que consiste en detectar ciertas materias. Originalmente, se utilizaba para encontrar agua (era la misión de los famosos “zahories”) y más tarde, localizar metales preciosos, etc.

La radiestesia se basa en el principio que cada cuerpo (animado o inerte) emite radiaciones. El radiestesista es muy sensible a estas radiaciones y se sirve generalmente de una varilla o de un péndulo para encontrar el objeto que busca.

Esta técnica se utiliza desde hace siglos para encontrar agua, metales escondidos en lo más profundo del suelo, y objetos perdidos.

¿Y si lo intentara?

De hecho, si quiere encontrar un objeto perdido, puede practicar la radiestesia. Ya verá, es bastante simple. No necesita ser un radiestesista experimentado, pero queda claro que los resultados no serán tan concluyentes…

Pero vale la pena intentarlo. Si ha perdido un objeto preciado (joya, documento, etc.), puede buscarlo de la siguiente manera:

Hágase con un péndulo. Sostenga la cuerda, inmovilice su mano al máximo y recorra todas las habitaciones de su casa. Pase por todos los lugares donde el objeto podría encontrarse (incluso cerca de las basuras, en el sótano, etc.).

A menudo, su magnetismo y su conexión mental con el objeto buscado provocan una reacción del péndulo: empieza a girar más rápido en un sentido u otro, o se mueve de manera irregular cuando el objeto se encuentra cerca.

Evidentemente, si el objeto no se encuentra en la casa, su búsqueda podría ser más complicada.

Si nunca ha utilizado un péndulo, al principio, le costará un poco obtener reacciones. De hecho, la radiestesia requiere un poco de práctica. Pero según los especialistas, es un arte adivinatoria accesible a todos. Cada uno de nosotros lleva dentro de sí una sensibilidad radiestesista más o menos importante, entonces, ¿por qué no utilizarla?