• A-
  • A+

2020: El año de la Rata

Año de la rata

Un ciclo se terminó en 2019 para darle paso a otro nuevo bajo el signo de la rata. Al igual que  Aries es el primer signo del zodiaco, la Rata es el primer animal del zodiaco chino. Está compuesto de 12 signos y cada uno está representado por un animal que desempeña un papel importante en el budismo. Según la creencia popular china, la rata está asociada a la abundancia y a la fortuna, debido a su capacidad para reproducirse rápidamente. Por tanto, 2020 es el año perfecto para desarrollar o multiplicar su riqueza.

Otro rasgo que define la rata es su poder de convicción. De hecho, una persona que nació bajo este signo tiene la capacidad de convencer a cualquier otra persona, gracias a su encanto natural e irresistible. Además, según la tradición china, estas personas también son capaces de adaptarse a todo tipo de entorno y de interactuar con casi todo el mundo, no les importa que alguien tenga una opinión completamente diferente.

 

Cómo se va a desarrollar el año de la Rata

Le puedo decir que el año de la rata será el año de los cambios. El año nuevo chino, que empieza el 25 de enero, le abrirá la puerta a numerosos nuevos acontecimientos que podrían transformar su vida. Puede que se mude. No necesariamente en la misma ciudad, también podría vivir en el extranjero. Es importante que no descarte esta opción, ya que podría llevar a increíbles experiencias y permitirle cerrar un capítulo complicado de su vida.  

No olvide que es muy probable que consiga muchos éxitos este año. Todos los proyectos personales que inició el año pasado podrían dar fruto y permitirle experimentar grandes avances en 2020. Lo que sembró en 2019, año del cerdo, dará resultados durante el año de la rata.

Pero si quiere obtener resultados, no debe disminuir sus esfuerzos. Siga trabajando duro. De ningún modo debe caer en la pereza.

 

Nacer bajo el signo de la Rata

El año nuevo chino es muy particular y no solo es el año de la rata. 2020 también es el año del Zi (la rama terrestre), del Yang (y no del Ying), del gēng (el tallo celestial) y del metal (la astrología china considera 5 elementos: la madera, el fuego, la tierra, el metal y el agua.

El metal es sinónimo de estabilidad y de fiabilidad. La asociación rata-metal da la capacidad de transformar cualquier situación desafortunada en una oportunidad y de siempre ver el lado bueno de la vida.

Si usted no es experto en astrología china, o si este concepto es nuevo para usted
debe preguntarse quién pertenece al signo de la rata. Pues bien, depende de su año de nacimiento. El zodiaco chino está dividido en 12 signos. A cada uno le corresponde un animal que difunde su influencia espiritual durante un año y ofrece a los recién nacidos rasgos de carácter particulares.

El ciclo vuelve a empezar cada 12 año con el Año de la Rata, y siguen el Buey, el Tigre, el Conejo, el Dragón, la Serpiente, el Caballo, la Cabra, el Mono, el Gallo, el Perro y el Cerdo. Y este ciclo se repite una y otra vez.

Entonces, teniendo esto en cuenta, los otros años del signo de la rata son: 1924, 1936, 1948, 1960, 1972, 1984, 1996, and 2008.

 

Más información sobre el signo zodiaco de la Rata

Como el Año Nuevo Chino 2020 es el año de la rata, vamos a interesarnos por la personalidad de la gente nacida bajo este signo. Primero, debe saber que saben exactamente cómo causar buena impresión y hacerse apreciar. Tienen mucho magnetismo, lo que les permite realizar grandes cosas si lo utilizan a propósito.
Son muy prudentes con el dinero, a veces al extremo. Sin embargo, tienen una sensibilidad por los objetos inútiles. Están dispuestos a gastar para obtenerlos, y desperdiciar dinero.

Los hombres nacidos bajo el signo de la rata se adaptan muy fácilmente a nuevos entornos. Se acomodan de cada situación. Tienen muchos recursos e ideas para que se les distinga o para superar las dificultades.
    
Las mujeres nacidas bajo el signo de la rata son muy responsables y metódicas. La organización es su arma secreta que les sirve para resolver sus problemas por sí solas. Prefieren una mente organizada, que prevé todos los escenarios y elabora un plan estructurado a una mente caótica que lo improvisa todo.

 

Compatibilidad con los otros signos

Los signos más compatibles con la rata son: el buey, el dragón y el mono. El buey será un aliado valioso para la rata, se ayudarán mutuamente en el trabajo y la vida cotidiana. El dragón, por su parte, es un signo complementario:  estos dos signos se entienden perfectamente y comparten los mismos objetivos. El mono, por su parte, es un gran compañero de vida con quien la rata podrá contar.

Al contrario, el caballo, la cabra y el conejo, son signos que no se llevan bien con la rata. El caballo y la rata tienen expectativas diferentes. A la cabra le interesa más sacar provecho de los logros de la rata que establecer un contacto espiritual con ella. Finalmente, la rata y el conejo son como el agua y el aceite. El conejo eclipsa a la rata, sin que ésta pueda incluso abrir la boca.

 

Cuenta la leyenda

Si se interesa por los animales del zodiaco chino, se dará cuenta de que falta un animal importante. La explicación es muy divertida e implica a la rata.

Según un mito muy antiguo, con ocasión de su cumpleaños, el Emperador de Jade organizó una carrera para determinar la posición de cada animal en el zodiaco según su orden de llegada. Antes de la salida, el gato pensó que fuera buena idea hacer una pequeña siesta. Entonces, le pidió a la Rata que le despertara. Pero la rata estaba tan nerviosa que se olvidó del gato y se fue sin él.

Según cuenta la leyenda, la rata tenía tantas ganas de ganar que llegó a atravesar el río sobre el lomo del buey y saltó antes de que el buey cruzara la línea de meta para terminar en primera posición.

Pese a que la rata no hubiera tenido que ganar la competición, el buey decidió no hacer una escena y se contentó con la segunda posición, lo que le convenía.

Los demás animales llegaron uno tras otro. Pero el pobre gato de repente se despertó y se dio cuenta de que los demás ya se habían ido. Se dio prisa y trató de recuperar su retraso pero era imposible. Cuando llegó a presentarse ante el Emperador de Jade, era demasiado tarde, la rueda de doce ya estaba completada.

Y desde ese día, el gato persigue a las ratas para vengarse.